11 diciembre 2011

CORDIALES PACHEQUEROS


Una delicia tan Pachequera como típica en la Navidad!!!


Taaachaaaánnn!!! ¿Qué Pachequero no conoce los cordiales? .... creo que todos los conocen!!! y no solo en Torre Pacheco (mi pueblo, del cual me siento muy orgullosa - me sale la vena patriota jajaja) sino que son conocidos en otros muchos sitios, ya que mucha gente de fuera viene a comprarlos y los pachequeros suelen regalarlos a sus conocidos!!! Lo único, es que son caros ... todo hay que decirlo, pero si los hacemos nosotros, no lo son tanto y el poner esta receta es para que los que no la sepáis, podáis hacerlos esta Navidad y no os quedéis sin probarlos, independientemente de vuestro nivel económico!!! Y es que una Navidad con una bandeja de dulces donde no haya cordiales, no es una bandeja de Navidad!!!




INGREDIENTES:

  • 1 kg. de almendra pelada y molida
  • 1/2 kg. de azúcar blanco
  • la raspadura de un limón
  • 1 cucharadica de canela en polvo
  • huevos (no os puedo indicar cuantos exactamente porque depende de los grandes que sean, de lo húmeda o seca que esté la almendra, etc pero os orientaré)
  • 1/2 kg. de cabello de ángel
  • 5 blondas de papel de hostia (las podéis comprar en las confiterias)
  • azúcar glass para espolvorearlos
PROCEDIMIENTO:


Empezaremos echando en bol grande la almendra molida, el azúcar, la raspadura de limón y la canela y lo mezclamos todo (me gusta mezclarlo con las manos bien limpias, porque al ser cantidades grandes me cunde más que con una cuchara de madera).

Una vez que este lo anterior mezclado, iremos añadiendo huevos (sin batir) (entre 5 o 10 huevos aproximadamente, porque esto depende del tamaño de los huevos, de lo húmeda o seca que esté la almendra, etc, pero no preocuparse porque siempre podremos rectificar la masa) hasta que veamos que tenemos una masa con una textura suave pero consistente.


Lo que suelo hacer para saber si está la masa lista es poner en una bandeja pequeña de horno un par de cordiales, y si cuando lo horneo no se me expande la masa es que están en su punto. Si vemos que está muy líquido y se nos ha expandido, es que habremos echado muchos huevos, y le añadiremos más almendra. Es difícil explicarlo, pero es una masa que una vez que le pillas el truquillo no es tan complicada.


Así que recordad, que nos quede húmeda, pringosa y suave la masa, pero no muy líquida (personalmente prefiero ir añadiendo huevos poco a poco y no de golpe y así voy viendo como queda la masa, porque si los echas todos de golpe puede que te pases y que tengas que añadir más almendra).

Una vez que tengamos esta masa, pondremos sobre la bandeja del horno el papel de hostia.

Después vamos a formar los cordiales. Para ello cogeremos un poco de la masa y haremos una bolica (donde dentro pondremos un poco de cabello de ángel). Las bolicas deben ser del tamaño de una nuez más o menos. (A mi no me gusta el cabello de ángel, y lo que hago es mezclar el cabello de ángel con la masa y hago las bolicas, y así no noto el cabello de ángel y me gustan mucho, aunque los abuelos dicen que el verdadero cordial lleva el cabello de ángel en el centro).

Debemos hornearlos a fuego flojo (no os puedo decir a que temperatura porque los hago en el horno de leña de mi abuela Trini), pero no despistarse porque tardan poco en hacerse y es fácil que se quemen.

Una vez horneados, los dejamos enfriar para poder despegarlos de la bandeja del horno o se nos romperán.

Nada más sacarlos del horno le espolvorearemos azúcar glass.

Girándo los cordiales un poco, la blonda de papel de hostia se rompe justo por donde debe, con la misma circunferencia que tiene el cordial.

NOTAS:

- Para que se conserven bien, los guardo en una caja de hojalata que forro con papel de cocina y así me duran mucho más tiempo.

- Cuanta más almendra, más buenos están (pero sin excesos, que no son buenos y lo digo porque en muchos sitios donde los venden, no les echan mucha almendra porque es cara y no es lo mismo).

- Si podéis triturad vosotros la almendra porque si la compráis triturada no sabéis que os están dando. En mi caso la almendra no estaba pelada y para ello puse un cazo con agua a hervir, y cuando estaba hirviendo le eché las almendras durante unos 3 minutos más o menos y con una espumadera las saco y ya están listas para pelarlas. Así son muy fáciles de pelar, pero eso si, cuidado con no quemaros los dedicos. Lo único malo es que me encantan y como más que pelo, jajaja.


BON APPÉTIT!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada